Inspiración

Si quieres estar al día de lo más de lo más en cuestión de ARTE, con todas las letras, no puedes perderte visitar esta página Artreview.

Artreview es una revista inglesa fundada en 1949 que puedes encontrar también en formato digital. Se dedica a difundir cualquier noticia, evento o singularidad que tenga que ver con el arte contemporáneo a nivel internacional.

Si hay momentos en los que no te encuentras a tí mismo, si te sientes incomprendido o perdido y no llega la inspiración, te animo a visitar esta página para que veas la cantidad de cosas distintas que hacen otras personas. Unas te gustarán, otras quizás no, pero lo que es seguro es que no te dejará indiferente.

Recomendado 100%.

Sensaciones

Prácticamente todos nos guiamos por sensaciones o al menos eso deberíamos, dejarnos guiar por nuestro instinto, nuestra intuición.

El problema viene cuando estamos contaminados, no tenemos tiempo ni de respirar y no podemos pararnos a observar nuestro alrededor.

Hoy en día formamos parte de una sociedad estructurada para no parar. Debemos ser más productivos, más rápidos, más listos, mejores… Pero la realidad es que no se puede ser productivo si se está cansado. No se puede ser más rápido si la cabeza está a mil cosas. Y no eres muy listo si no te planteas cómo puedes ser mejor. Y ¿cómo puedes ser mejor? parándote a pensar. Teniendo valiosos momentos de reflexión. De tomar conciencia de uno mismo y su alrededor. De focalizar y saber qué quieres hacer y cómo hacerlo correctamente. Así en cuanto te pongas a ello serás rápido y efectivo, con lo cual habrás aprovechado correctamente tu tiempo y eso te hará ser más productivo.

Esto no lo he inventado yo, esto forma parte de una teoría llamada Slow Down pero a parte de poner etiquetas o nombres, ¿qué te dice el sentido común? escúchate por un momento.

Intenta organizar tu vida de forma sencilla, si te sientes agobiado renuncia a alguna de las cosas que tienes que hacer, aunque creas que no es posible, dedícale un tiempo y verás como hay ciertas cosas que puedes delegar o incluso dejar de hacer. Verás como te sientes aliviado y más seguro y puedes dedicarle el tiempo correcto a aquello que realmente lo merece.

Ponte como rutina hacer algo que te haga sentir bien. ¿Qué te gusta? ¿pintar, bailar, leer, tejer, correr…? Pues hazlo, no lo dejes nunca. Te hará sentir mucho mejor contigo mismo y eso se reflejará en las relaciones con otras personas.

Queda con esas personas que te hacen sentir bien. Igual que hay que limpiar de tu vida lo tóxico, hay que rodearse de esas personas que hacen que vuelvas a casa con una sonrisa. Cultiva las relaciones personales satisfactorias, cuídalas en vivo y en directo, ¡sal a la calle! deja a un lado el whasapp y queda con ellas hablando y mirando a los ojos.

Y como siempre digo, rodéate de todo aquello que te haga sentir bien. En tu casa o en el trabajo, limpia tu espacio, coloca sólo objetos que te den buenas vibraciones y aprende a vivir con lo justo y necesario. Verás cómo se simplifica tu vida y tienes más tiempo para dedicarlo a lo que quieras.

Así que al final todo se trata de eso, de sensaciones. Activa todos tus sentidos, tu gusto, tu tacto, tu olfato, tu oído, tu vista,… una manta suave, un rico olor a guiso, una maravillosa melodía, una luz especial entrando por la ventana, el cielo azul…

Y como alguna otra vez he hecho, si no tienes inspiración ninguna, date un paseíto por esta otra página de fotografías de licencia libre Unsplash y déjate llevar.

Heaven Knows

Solo la música cura mi alma…

Jenny and the Mexicats – Heaven Knows

Si la imagen es buena, mejor.

Casi todo nos entra por los ojos. No podemos remediarlo. Son la ventana hacia el mundo que nos rodea, desgraciadamente por ello nos olvidamos de utilizar el resto de sentidos con más asiduidad, pero la vista nos conquista: lo bonito, lo feo, lo triste, lo amable…

Ver nos produce sensaciones. Vinculamos sentimientos con retazos de recuerdos o empatía y creamos emociones, todo por una imagen que nos conmueve o nos arranca una sonrisa, o nos llena de pavor o tristeza.

Así pues, es importante lo que vemos y sobre todo lo que mostramos. Pregúntate ¿qué quieres mostrar de ti? ¿cómo quieres que te vean? La ropa debería ser una manera de expresarnos, por ejemplo. Ser diferentes o no, pero por gusto propio, no vestidos en lotes. Así mismo los zapatos, el pelo, nuestra casa, nuestra empresa, nuestro blog..

Pero muchas veces no sabemos cómo expresar lo que queremos, no tenemos esa facultad, nos faltan medios o ayuda. Hay veces que mirando unas fotografías, podemos inspirarnos. Así que os dejo una web de fotografías maravillosa http://magdeleine.co/browse/ para descargar en alta calidad con licencia CCO (licencia de dominio público) donde la gente cuelga unas fotografías fantásticas. Y si te gusta alguna, puedes utilizarla. ¡Anímate!

Libera tu espacio

Está comprobado que lo que nos rodea influye directamente en nuestra manera de sentir. Normalmente pecamos de almacenar cosas inservibles por aquel por si acaso y al final acumulamos multitud de cosas que no volvemos a utilizar.

Yo te propongo una actividad muy sencilla que te ayudará a deshacerte de todo aquello que no uses sin que te suponga un trauma.

Aprovecha los cambios de temporada de vestuario y coge dos bolsas grandes, una para donar la ropa que esté en buenas condiciones y otra para tirar al contenedor apropiado lo esté muy viejo o estropeado. Piensa en lo que te has puesto en esos meses, si hace más de dos años que no usas algo, ponlo en la bolsa de donar o en la de tirar. Sin miedo. No pienses en “a ver si adelgazo”, “quizá se vuelva a llevar”… etc etc. Haz una lista con lo que consideres imprescindible en tu fondo de armario y a partir de ahí lo que no uses en dos años, a una de las bolsas.  Así verás que realmente no necesitas tanta ropa y puedes hacer limpieza de vestuario y revisar si hace falta comprar algo.

Esta misma actividad, se puede extrapolar a otros ámbitos, como menajes de cocina y demás objetos tipo recuerdo que vamos almacenando.

Así se aprende a valorar lo que compramos. Buscamos cosas de más calidad y solemos cuidarlo y usarlo. Tenemos que ser conscientes de que los objetos nos ayudan y nos sirven para algo, debemos obtenerlos con ese fin, no por comprar y almacenar sin sentido. Seamos coherentes con nosotros mismos y cuidemos la naturaleza que nos rodea. Mejorará nuestra psique y nuestra manera de relacionarnos con el entorno y las personas.

Libera tu espacio, conseguirás centrarte mejor en lo que te gusta y te sentirás más relajado.

¿Diseño al alcance de todos? si.

Quien observa, conoce.

Con un poco de experiencia y buen ojo, se sabe qué es lo que puede gustar a un cliente. Seleccionar colores y materiales, tendencias actuales y algún elemento sorpresa y tachan, todo encaja. Y más si empiezas una decoración desde cero o tenemos ese presupuesto concreto para gastar.

Pero lo más difícil es diseñar y no tener ni un duro, ¿verdad?. Ya sé que está muy de moda el DIY pero también sé que las pinturas decorativas no son baratas, los materiales no los regalan y que se necesita TIEMPO, mucho tiempo. Y yo me refiero a cuando no hay un duro de verdad. ¿Hay que renunciar al diseño entonces? Pues yo te digo más que nunca que NO. Con un buen trabajo planificado y muchas horas de ideas y pensar, se pueden conseguir cosas maravillosas que jamás imaginaste.

No renuncies a algo sin haberlo intentado primero. No pierdas la ilusión.

Origen

La tierra, las piedras, están aquí antes de nosotros y lo estarán mucho después. Siempre pienso en las piedras y en la tierra cuando pienso en guerras y demás circunstancias que nos separan… Nosotros empeñados en trazar líneas divisorias que no existen, en pelear por algo que no nos pertenece y que nos sobrevivirá, igual que a los hijos de nuestros hijos.

Y qué belleza esconde en su silenciosa quietud, nos la muestra y nosotros ni siquiera nos paramos a mirar, cuando ahí está el origen de todas las cosas.

Básate en el principio de todo, busca en lo sencillo y lo primario y de seguro que acertarás. Son como las versiones en música, siempre es mejor la original.

La primera idea es la que suele ser mejor. Escucha a tu intuición y a por todas.

¿Tienes una idea? Si quieres te ayudo a hacerla realidad.