God Help the Girl

Foto: God Help the Girl – Hanway Films

Este fin de semana he podido disfrutar viendo una película fantástica. Bueno, más bien es un musical, creo, o una película/musical 🙂

Se llama God Help the Girl, se estrenó en el año 2014 y está escrita y dirigida por Stuart Murdoch, vocalista de Belle & Sebastian, hecho por el cual fui a buscar y ver la película. Y como esperaba, no me defraudó. Me ha encantado la ambientación, el ritmo, la temática y sobre todo la banda sonora.

Te tiene que gustar este sabor agridulce de las películas independientes inglesas, en las que siempre hay unos personajes muy definidos y carismáticos con los que se simpatiza de inmediato.

Está ambientada en Glasgow y trata sobre tres chicos con vidas y personalidades muy distintas, pero con una misma pasión: la música.

Os dejo un enlace con el trailer de la película God Help the Girl, trailer

Ah, solo una cosa más, por favor, vedla en versión original, por muy buenos que sean los actores de doblaje, las voces auténticas son irremplazables.

 

20 años del disco “El poder de Machin”

Photo credit: Foter.com

1997. Con 16 años. Estaba realizándose en mí un despertar, ese despertar que no sé si todo el mundo lo tendrá igual o no, pero que en mi caso fue repentino y en cuestión de tres meses pasé a ser una persona completamente distinta… alguien que no he dejado de ser nunca, que forma parte de mi más profundo ser.

Y como siempre en la vida, te acompañan canciones que forman parte de tu alma, con las que te identificas y tu corazón se llena de luz.

En esa época bebía de Mano Negra y de mi querido Manu Chao. Un poco después alucinaría con “Clandestino“, al que engancharía a toda mi familia.

Bailaba con “Kortatu“, con un Nelson Mandela encarcelado…. tiene narices la cosa…

El “Deltoya” de Extremoduro sería un disco para mí siempre muy especial y que retumba en mi interior con cada frase y cada nota de Robe.

Por aquel entonces hay que entender que no existía Internet, ni móviles, ni nada. Normalmente se conseguían los discos en cassette prestados y grabados de algún amigo que te lo dejaba, al menos era así en mi humilde barrio. Y en ocasiones especiales como un cumpleaños echabas un ojo a la revista de DiscoPlay y te pedías un vinilo o cassette que te gustara.

Creo que fue de la mano de Manu Chao como llegué a Amparanoia y ese fantástico disco llamado “El poder de Machín”. Jolín, ¡el poder de Machín! con lo que habré cantado yo por mi casa de pequeña los “Angelitos Negros” o “Madrecita“…. Y ese sí que fue un despertar femenino…

Siempre había escuchado mucha canción critica pero hecha por hombres. Cosa que está muy bien, pero escuchar a una mujer hablar de “me lo hago sola y me va tan bien” cuando estás a tope de emociones, es una liberación total. Quizá en esta época no, pero en aquel entonces… Por supuesto que en todo el mundo había muchas mujeres haciendo música protesta pero Amparanoia lo hizo cercano, como del barrio, era como si te hablara una amiga.

La canción “En la noche” con esa letra genial reivindicando ese espacio que nos pertenece y que siempre nos quieren vetar a las mujeres por miedos y amenazas que es pasear de noche, salir de noche, bailar, cantar, ser libres de noche… a mí me llegó al alma.

Y “La semana” corriendo sin parar, sintiéndote fuera de lo establecido y pensando eso mismo “¿qué malo he hecho yo?”.

Y así como todos los temas del albúm. “Hacer dinero” me acompañaría a lo largo de mi vida: cuando empecé a trabajar y sentía que no encajaba, cuando me fui acostumbrando pero siempre sentía que algo falla…

Todo esto lo tenía que escribir una mujer y creo que pocos discos me han hecho sentir tan bien conmigo misma. Después, siempre he seguido a Amparanoia, siempre ha tenido algo que decirme…

Muchos años después, un día escuchando Radio 3, escuché una melodía que hizo click en mi cabeza, era “La Memoria” de Depedro. Hacía mucho tiempo que no sentía otra vez ese sentimiento de identificación musical y de pronto ahí estaba. Fui completamente feliz al descubrirlo y todos sus discos después. Pertenecen a las canciones de mi vida. Tampoco es casualidad su unión con Amparanoia, y claro, es que las cosas nunca son porque sí…

Creo que en la vida todos estamos conectados de una forma u otra. Unas personas nacen con la facultad de conseguir calmar el alma de los demás con la música, y esa conexión existirá siempre.

Este año 2017, Amparanoia ha querido rendir homenaje a los 20 años del disco “El poder de Machin” rodeada de amigos y ha grabado el álbum “El coro de mi gente“. Y entre todas esas grandes canciones, quisiera destacar esta delicia que ha vuelto a llenar mi alma “Somos viento“……. esta canción también se encuentra en el EP “Acuérdate” que ha sacado Depedro este año.

Gracias a todos por formar parte de mí, por ayudarme en mi camino y por hacerme sentir y expresar cosas de mi más profundo ser.

Los cuatro acuerdos

“Nacemos y ya nos están domesticando …”
Me han prestado un libro magnífico, todo el mundo debería leerlo, se llama Los cuatro acuerdos del Dr. Miguel Ruiz.

Se trata de un libro basado en la sabiduría tolteca. Si no conoces nada al respecto, no te preocupes, es un libro fino, fácil y rápido de leer. Eso sí, contiene cosas tan importantes y a la vez tan básicas que parece mentira que: primero, no nos hayamos dado cuenta de todo esto antes; y segundo, ¿cómo es posible que algo, en principio, tan obvio y de sentido común nos resulte tan difícil de cumplir?

¿Te animas a intentarlo? ¿Serás capaz de cumplir los cuatro acuerdos?

Old Stack O’lee Blues

We are closed today….

Old Stack O’lee Blues by Sidney Bechet, simplemente genial.

Que lo disfruten.

El elogio de la sombra

El Elogio de la Sombra es un ensayo escrito por Junichiro Tanizaki.

Escrito en 1933, intenta descubrirnos en él la belleza de las distintas tonalidades y texturas a través de “los grados de opacidad de los materiales y el silencio y la penumbra del espacio vacío”, basándose en la estética tradicional japonesa.

Alejándose del concepto de occidente de que la belleza siempre es la luz, expone que “la belleza pierde toda su existencia si se suprimen los efectos de la sombra”.

Padre del concepto Wabi Sabi; la belleza de las cosas imperfectas, mudables e incompletas; las cosas modestas y humildes; las cosas no convencionales. Gracias a él, se ha creado todo un concepto de diseño y una forma de vida, tanto para diseñadores, poetas como filósofos.

Dentro de los valores espirituales del Wabi Sabi, estaría la máxima de “la verdad proviene de la observación de la naturaleza”, así mismo podríamos definir unas bases metafísicas, estados mentales, preceptos morales y cualidades materiales. Con estos conceptos claros, tenemos grandes herramientas para dar un paso más allá de lo que hacemos cotidianamente. Y así mismo tener más información en nuestra mano para poder dar y transformar aquello que tenemos a nuestro alcance.

“El elogio de la sombra” Junichiro Tanizaki

“Wabi Sabi para artistas, diseñadores, poetas y filósofos” Leonard Koren

Heaven Knows

Solo la música cura mi alma…

Jenny and the Mexicats – Heaven Knows