Muchas veces, el trabajo que nos da de comer no es justo el más bonito del mundo o el más gratificante, eso no importa. Lo importante es no dejar de motivarse.

Para ello, es muy importante hacer trabajos personales: pintar o crear cualquier tipo de cosa que se nos ocurra o nos apetezca. Eso hará que fomentemos nuestra creatividad y no se oxiden nuestras neuronas haciendo lo mismo de siempre.

No te importe si haces algo bueno o algo muy malo, lo importante es que hagas lo que en ese momento te apetezca.

Aquí os dejo dos pequeños monstruítos, creados un día cualquiera 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s