Sensaciones

Prácticamente todos nos guiamos por sensaciones o al menos eso deberíamos, dejarnos guiar por nuestro instinto, nuestra intuición.

El problema viene cuando estamos contaminados, no tenemos tiempo ni de respirar y no podemos pararnos a observar nuestro alrededor.

Hoy en día formamos parte de una sociedad estructurada para no parar. Debemos ser más productivos, más rápidos, más listos, mejores… Pero la realidad es que no se puede ser productivo si se está cansado. No se puede ser más rápido si la cabeza está a mil cosas. Y no eres muy listo si no te planteas cómo puedes ser mejor. Y ¿cómo puedes ser mejor? parándote a pensar. Teniendo valiosos momentos de reflexión. De tomar conciencia de uno mismo y su alrededor. De focalizar y saber qué quieres hacer y cómo hacerlo correctamente. Así en cuanto te pongas a ello serás rápido y efectivo, con lo cual habrás aprovechado correctamente tu tiempo y eso te hará ser más productivo.

Esto no lo he inventado yo, esto forma parte de una teoría llamada Slow Down pero a parte de poner etiquetas o nombres, ¿qué te dice el sentido común? escúchate por un momento.

Intenta organizar tu vida de forma sencilla, si te sientes agobiado renuncia a alguna de las cosas que tienes que hacer, aunque creas que no es posible, dedícale un tiempo y verás como hay ciertas cosas que puedes delegar o incluso dejar de hacer. Verás como te sientes aliviado y más seguro y puedes dedicarle el tiempo correcto a aquello que realmente lo merece.

Ponte como rutina hacer algo que te haga sentir bien. ¿Qué te gusta? ¿pintar, bailar, leer, tejer, correr…? Pues hazlo, no lo dejes nunca. Te hará sentir mucho mejor contigo mismo y eso se reflejará en las relaciones con otras personas.

Queda con esas personas que te hacen sentir bien. Igual que hay que limpiar de tu vida lo tóxico, hay que rodearse de esas personas que hacen que vuelvas a casa con una sonrisa. Cultiva las relaciones personales satisfactorias, cuídalas en vivo y en directo, ¡sal a la calle! deja a un lado el whasapp y queda con ellas hablando y mirando a los ojos.

Y como siempre digo, rodéate de todo aquello que te haga sentir bien. En tu casa o en el trabajo, limpia tu espacio, coloca sólo objetos que te den buenas vibraciones y aprende a vivir con lo justo y necesario. Verás cómo se simplifica tu vida y tienes más tiempo para dedicarlo a lo que quieras.

Así que al final todo se trata de eso, de sensaciones. Activa todos tus sentidos, tu gusto, tu tacto, tu olfato, tu oído, tu vista,… una manta suave, un rico olor a guiso, una maravillosa melodía, una luz especial entrando por la ventana, el cielo azul…

Y como alguna otra vez he hecho, si no tienes inspiración ninguna, date un paseíto por esta otra página de fotografías de licencia libre Unsplash y déjate llevar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s